lunes, 6 de noviembre de 2017

Esencia Olea, nueva marca de cosmética natural española

     Hola mimosas! Hoy vengo con un post muy especial. En esos de los que os presento una nueva marca de cosmética natural hecha en España. Se trata de Esencia Olea que basa sus productos en el oro español, el aceite de oliva. Pocos productos aún, pero muy bien elaborados y con el mejor packaing que he visto hasta la fecha, ¿queréis conocerla?


Sabéis que tengo especial predilección por conocer marcas españolas. Nuestro país está empezando a hacer las cosas muy bien en cuanto a la cosmética natural se refiere. Ya no tenemos que recurrir a marcas extranjeras para poder disfrutar de la autentica cosmética natural. Es más, tenemos un clima estupendo que nos permite disfrutar de un sinfín de plantas, aplicando sus propiedades en nuestro beneficio.


Una de esas plantas es sin duda el olivo. Nuestro oro español y es ello Esencia Olea son expertos. Mejor dicho, expertas! Porque este proyecto nace de la mano de dos emprendedoras con las ideas muy claras, el cuidado natural, la calidad superior y una vuelta a los orígenes.

Los beneficios del aceite de oliva son innumerables. Rico en vitaminas K y E, nos ayuda a luchar contra el envejecimiento prematuro, aportando elasticidad a nuestra piel. Sus propiedades antioxidantes, reparadoras, regeneradoras y protectoras ya se conocían desde la Antigüedad y Esencia Olea ha actualizado la forma de elaboración, mezclándolo con la caléndula pero manteniendo la forma artesanal de creación de sus productos.

Aunque la marca tiene aún pocos productos a la venta, su calidad es excelente. Yo he podido disfrutar de dos de ellos, el jabón y el aceite corporal. ¿Los conocemos?



El jabón de caléndula viene en un formato de 100 gr, perfectamente empaquetado. Lo sorprendente es que nada más abrir el paquete me inundó un olor a cítricos, que me dejó impresionada.  Ese peculiar olor se debe a que en su composición además del aceite de oliva y el de caléndula, tiene destilación de la piel de naranja. Pero no es tan simple, no huele a naranja, ni es el clásico olor a cítricos. Es un cítrico amaderado, empolvado, sin perder  frescor… es que no tengo palabras! Es una delicia!

Siempre tengo dos jabones de manos en el lavabo. Una (bueno o varias lo confieso) pastillas y otro en formato líquido (mi chico es muy cómodón). Normalmente tiro del de pastilla porque me gusta más como me deja las manos. Pues cuando puse este jabón en la jabonera al poco tiempo me di cuenta de que estaba reduciéndose muy pronto. Me extrañe porque si algo bueno tienen los jabones naturales bien elaborados, es que duran muchísimo más que los convencionales. Pues andaba yo mosqueada con el asunto hasta que descubrí a mi chico un día lavándose las manos con él. Simplemente me dijo… `` me encanta como huele, así que me lo quedo´´. Las que me conocéis sabéis lo poco aficionado a la cosmética que es mi pareja, por ello cuando algún producto le llama la atención, sin duda debe merecer mucho la pena, y este jabón de caléndula sin duda es una de ellos.

Pero si el jabón me gustó el aceite de caléndula ya ni os cuento. Lo empecé a usar justo al final del embarazo. Cuando la piel de la tripita ya no daba más de si, y más cuando el bebé venía tan grande como el mío. A pesar de que durante todo el embarazo me cuidé muchísimo la piel de esa zona con cremas y aceites antiestrías mañana y noche, y de que no me había salido ninguna estría y que no sufría de los tradicionales picores de piel gracias a tantísima hidratación. Llegó un día en el que la tirantez era tal que me dolía! Estaba a tope de capacidad y eso era muy incómodo. Más cuando me daban contracciones y aún se pone la tripa mucho más dura. Realmente muy incómodo. 

Por ello me vino tan bien este aceite. Se trata de una botella de 100 ml con aceite de almendras dulces, girasol, oliva y caléndula como base. Su principal beneficio para mi fue sin duda lo bien que calmaba la piel, la dejaba confortable, elástica y nutrida. La desagradable sensación de tirantez disminuía y se aliviaba mucho. La marca lo recomienda para dar masajes y cuando empezó el trabajo de parto le pedí a mi chico que me diese un masaje con este aceite en las lumbares y la verdad es que entre el masaje, el calor de las manos y el relajante olor, me ayudo mucho.

Su olor es el mismo que el del jabón por contener también destilación de la piel de naranja, así que os podéis imaginar que placer es utilizarlo! Aunque sea un olor cítrico que se supone que son olores revitalizantes, este olor es tan especial que a mi me aporta relajación.


Otro de las características de este aceite es la botella en la que viene presentada. Se trata de cristal violeta, que es un cristal que filtra la luz, bloqueando el proceso natural de descomposición molecular. Un cristal diseñado desde la biofotónica para garantizar la mejor protección contra la oxidación.  Así se conserva de manera natural los principios activos y se garantiza la efectividad del producto.


Como veis, en Esencia Olea cuidan hasta el más mínimo detalle. Sus productos son pequeños tesoros para el disfrute de los sentidos. Estoy deseando probar más productos de esta marca. Aunque os dije que tienen poquitos, cuentan ya con serum y crema facial, contorno de ojos, crema corporal y bálsamo labial… ¿tendrán todos ese delicioso aroma? Si es así será muy difícil resistirse!


Contarme vosotras!, ¿conocíais la marca?, ¿habéis probado sus productos?, ¿Cuál me recomendáis?, os espero en los comentarios mimosas!


Mismimitoss